El descubrimiento posterior del arco y la bóveda permitió cubrir espacios mayores y aumentar los huecos en la estructura. Debido a su forma, los arcos y las bóvedas resisten esfuerzos de copresión y son autoportantes, es decir, se sujetan sin necesidad de argamasa o cemento entre sus partes.

Con este tipo de estructuras se construyeron edificios realmente grandiosos: basílicas,panteones y catedrales, entre otros. Bóvedas y cúpulas son elmentos arquitectónicos que se siguen empleando en la actualidad.

Anuncios